La Carreta de los manteles de la socialización

Este fue el proyecto que nos llevo a plantearnos la necesidad de saber de qu? forma ?bamos a contribuir al posconflicto en Colombia, partiendo de nuestro objetivo principal, la promoci?n de lectura por placer, y la incesante b?squeda de ese y esa lectora oyente en cualquier rinc?n de Bol?var, de la Regi?n Caribe y Colombia. La pregunta que nos surgi? fue: ?c?mo hacer para que los y las estudiantes acepten la opini?n del otro con respeto? Durante meses trabajamos por encontrar la respuesta; a pesar de que vi?ndolo hoy en estas im?genes es muy sencillo. Pero ?solo despu?s del hurac?n se conocen los efectos?.

Hable varias veces con ?ngela Mar?a Gardeazabal, quien siempre le pone mucho cuidado al festival de ideas que rondan la cabeza de este negro carretero; como siempre tuvo que decirme: ?Mart?n aterrice la idea en un documento, y me env?as el proyecto?. Luego hice la ronda general de patrocinadores y por ah? fui viendo claro el camino, hasta una ma?ana que realice un taller con ni?as y ni?os de primera infancia en Montecristo, en el sur de Bol?var, y les lleve a los y las ni?as una siluetas para pintar.

Cuando terminaron las coloque todas en el piso para hacer un especie de mantel y poder hacer el registro fotogr?fico. En ese momento comprend? que lo que necesitaba era mandar a realizar unas im?genes del tama?o de un pliego para que por lo menos 4 estudiantes como m?nimo los intervinieran; pero esa intervenci?n se deb?a hacer en com?n acuerdo entre todos, si no, no era v?lida, y los primeros pilotos as? me lo demostraron. En ese momento consulte con Iliana Restrepo, una investigadora y pedagoga muy amante de la lectura por placer, a quien le pareci? maravilloso el proyecto de los manteles de la socializaci?n, porque van a contribuir al respeto por las ideas de los dem?s. Luego lo lleve a mi laboratorio secreto, la FNPI. All? lo somet? a la opini?n de cada uno de los integrantes del equipo de trabajo, a los que les gusto mucho la idea.

Ya ten?a los suficientes elementos de juicio para darle inicio a esta idea que de seguro me llevar?a de nuevo a la lectura por placer. Solo necesite hacer los primeros talleres de manera formal para darme cuenta que no estaba equivocado.
Los primero es que los hombres siempre quieren mandar sobre las mujeres por ser hombres. Lo segundo, que arrancan a trabajar sin un norte. Y lo tercero, que cuando terminan nadie quiere hacer la presentaci?n para el v?deo donde deben explicar por qu? escogieron esos colores, y qu? signific? para ellos ese ejercicio de ponerse de acuerdo en todo, sin enojarse con la opini?n de los y las compa?eras. Ah? aflora la falta de lectura, que se evidencia en su escasa capacidad verbal. En cuanto a lo primero debo decir, que ninguno manda en el grupo, todos y todas tienen el mismo derecho. Y en lo segundo, primero miren bien la figura y luego, imag?nenla de los colores que ustedes quieren pintarla.
Lo fundamental aqu? es ense?ar 1) a ponerse de acuerdo, 2) el respeto por la opini?n ajena, 3) la necesidad detener una idea clara que marque un objetivo a seguir, 4) entender que leer es fundamental en la vida, 5) que cuanto m?s respeto generemos a nuestro alrededor, seremos una mejor sociedad. Y todo esto se debe mirar con una filosof?a Mokusiana, en la que la vida y el respeto por los dem?s son sagrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *